domingo, 25 de octubre de 2009

¿Como conciliar el barullo y el silencio?





Teniendo en cuenta que el simple hecho de mandar callar o echar de clase es muy aburrido y, por lo que se ve, ineficaz, se me ocurren un par de soluciones para darle gracia al asunto:

Si el profesor esta explicando algo y se empieza a oir un cierto rumor que poco a poco va ganado intensidad hasta el punto de hacer imposible que la clase continúe, propongo actuar de dos maneras:


-Cuando los alumnos que atienden empiecen a notar el barullo y les moleste, simplemnte deben golpear con sus manos las mesas al ritmo del WE WILL ROCK YOU de Queen, creo que todos sabemos como es. De manera que la gente se vaya uniendo hasta que toda la clase esté haciendo lo mismo, incluido el profesor, y, de este modo, los alumnos causantes del barullo se habrán dado por aludidos y la clase podrá continuar. Esto se repetirá tantas veces como sea necesario a lo largo de la clase. Creo que llegará un momento que los habladores preferirán mantener la boca cerrada a tener que repetir el ritual continuamente.


-Cuando comience el barullo, que normalmente se suele dar por una zona de la clase en concreto, por no decir hacia el final, los alumnos a los que les moleste se darán la vuelta de manera que queden sentados mirando hacia la zona "conflictiva". Poco a poco todos se irán uniendo, y los "alborotadores", al sentirse observados, harán lo mismo. Una vez sea posible continuar la clase, los alumnos volverán a su posición inicial. Este ritual, al igual que el anterior, se repetirá tantas veces como se precise.



Considero que, después de haber montado el numerito varias veces, la gente empezará a plantearse si de verdad es tán necesario ponerse a hablar con el compañero en medio de una clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario