domingo, 29 de noviembre de 2009

DIBUJO INFANTIL: EL TEST DEL ÁRBOL



En relación con lo que hemos visto en clase sobre el dibujo infantil he querido buscar más información sobre el test del árbol. Yo ya había oído hablar de él, de hecho en bachillerato nos pidieron hacer un dibujo de un árbol para analizarlo y me pareció que era muy interesante, así que he elaborado un resumen de las características principales de este test a partir de información que he encontrado.

Este test además de poder hacerse a los niños se puede hacer con adultos pues es uno de los instrumentos proyectivos más simples de realizar. Debido a que a simple vista parece inofensivo, pues dibujar un árbol parece aparentemente algo inocuo, ajeno a la personalidad, no suele presentar reticencias. Pero, en realidad, el dibujo de un árbol muestra los elementos básicos de la personalidad de cada uno.

Si trabajamos con niños, debemos saber que su efectividad es más relevante a partir de los 5 o 6 años. Al niño se le darán una hoja en blanco, lápiz, goma de borrar y, también se le pueden proporcionar, pinturas de colores.

El niño debe dibujar con total libertad, si nos pregunta algo debemos decirle que puede dibujar el árbol como quiera. El tiempo para realizar el dibujo es ilimitado.
Los elementos que son importantes analizar pues plasman la personalidad del autor del dibujo son los siguientes:

1. Raíz y suelo.
2. Tronco.
3. Ramas y copa.

Cada elemento, dependiendo de su forma, posición, tamaño, etc. encierra diferentes significados que tienen que ver con la personalidad del niño. A continuación he recogido algunos de estos y su posible interpretación:
  • El tamaño del árbol y su ubicación en el papel: si el árbol es pequeño (ocupa menos de ¼ de la hoja) se asocia con la timidez, introversión y también, en ocasiones, con fragilidad emocional. Si, por el contrario es grande (ocupa toda la hoja) indica extroversión y alegría, pero si este árbol grande presenta un diseño irreal o deforme, puede ser indicador de ganas de llamar la atención, baja aceptación de las normas, e incluso, si las ramas tienen formas punzantes, de agresividad.

  • Las raíces tiene mucho que ver con la relación que tiene el niño con su familia. Si el árbol presenta muchas raíces, suele ser indicador de una buena relación, de una estabilidad emocional. Si las raíces son desproporcionadas respecto al árbol suele ser indicadores de una búsqueda angustiosa de la estabilidad emocional. Y si no existen raíces puede ser síntoma de la falta de seguridad en el terreno emocional.

  • En el tronco hay muchas cosas que se pueden interpretar, por ejemplo, la inclinación de éste. Si el tronco está inclinado hacia la derecha se relaciona con patrones extrovertidos y sociables (aunque también puede significar impulsividad, poca reflexión). Si, por el contrario, se inclina hacia la izquierda se suele asociar a la introversión, conservadurismo, rechazo de lo novedoso.

  • Si las ramas del árbol van hacia arriba se asocia con el optimismo y si van hacia abajo con el pesimismo y estado de ánimo decaído (aunque si estas ramas son dibujadas con mucho detalle, como las de un sauce llorón, pueden estar asociadas a personas refinadas, detallistas, muy sensibles y con tendencia a la tristeza.

  • También la copa estar cargada de significado. Si es pequeña la podemos relacionar con una personalidad introvertida, si es grande con la extroversión e imaginación y si es demasiado grande puede ser indicador de narcisismo, vanidad, difícil control de la fantasía. Si la copa presenta trazos ondulados se asocia con adaptabilidad, paciencia, comprensión, gusto por las actividades tranquilas. Cuando las ondulaciones se presentan muy concentradas: Retraimiento, protección hacia el exterior, necesidad de mantener el propio espacio, sociabilidad muy selectiva. Si los trazos son en forma angulosa pueden significar, dependiendo del trazo, introversión, terquedad, impulsividad, etc.


Hay que tener en cuenta que el análisis de esta prueba y sus conclusiones deben complementarse con otras. Las peculiaridades de cada niño hacen muy difícil una misma interpretación incluso ante dibujos muy parecidos. Además debemos tener en cuenta la edad del niño, pues una misma característica puede tener significados diferentes dependiendo de la edad.
Por lo tanto debemos tener mucho cuidado a la hora de hacer las interpretaciones, los datos deben analizarse en conjunto y no sólo individualmente. No debemos olvidar que los niños están en constante cambio que no siempre es fácil determinar que piensan y por qué actúan de determinadas maneras.

Fuente principal de información:http://www.psicodiagnosis.es/areaespecializada/instrumentosdeevaluacion/testdelarbol/default.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario