martes, 19 de enero de 2010

3ª Sesión: EL CUERPO PODEROSO



En esta tercera y última sesión, fue en la que mas tuvimos que estar en contacto con nuestro cuerpo y, en definitiva, con nosotros mismos.

Para realizar esta sesión partimos de una muñeca tipo “Barbie” la cual transformaríamos para conseguir que se asemejase a nosotros. El objetivo principal de esta última sesión era sentirnos identificados y a gusto con nuestra muñeca.


En un principio la Barbie tenía el pelo largo, castaño y rizado y, evidentemente, no se parecía en nada al pelo que suelo llevar y con el que me siento cómoda, por lo que decidí cortárselo bastante y pintarlo de negro. Otra cosa que no dude en solucionar era pintarle las cejas de negro y lo ojos marrones.


Pero una vez hecho esto, la cosa se empezaba a complicar. Ahora tenía que pensar cuales eran las zonas frágiles de mi cuerpo para conseguir taparlas y así, sentirme completamente poderosa, pues si las cubría bien no dejaría que mis debilidades se conociesen. Algo que todos hacemos de un modo u otro.


Empecé recordando aquellas zonas que había marcado en la sesión anterior (el cuerpo fuera), por lo que fue lo primero que fui “protegiendo”. Marqué las zonas frágiles con un rotulador rojo y las cubrí con esparadrapo, tiritas, celo, trozos de tela para acolchar, etc.

Haciendo un repaso muy exhaustivo de lo vivido pude ir completando mi cuerpo poderoso hasta haber cubierto por completo todas aquellas zonas que considero de fragilidad. La mayoría de las zonas se corresponden con lugares donde me suele doler, o donde de pequeña me solía hacer daño, o relacionadas con mi forma de afrontar las cosas que, de algún modo, afectan a mi salud, a mi cuerpo…

Al finalizar esta etapa confeccioné mi propio vestuario a partir de retales que tenía en mi casa y aprovechando una cazadora que ya venía con la muñeca y que me gustaba. La vestimenta que elegí para cubrir mi cuerpo fue una formal, que yo considero arreglada, porque normalmente cuando nos sentimos débiles, inseguras, tendemos, o yo por lo menos, a arreglarnos mucho para que así no se note lo que de verdad pretendemos ocultar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario