sábado, 23 de enero de 2010

PANDEMIA: Opiniones contradictorias

Hace poco incluí una entrada en la que hablaba sobre la pandemia de la gripe A y la acompañaba con una foto que había hecho de mi cuñada embarazada. Hoy, después de haber leído varias noticias al respecto, he decidido incidir en la gran contradicción que existe respecto a la gripe A y a la efectividad e inocuidad de la vacuna:


En torno a la gripe A se ha generado una polémica que se conoce a través de la prensa. Habla (EL PAÍS) de fallos en las predicciones y en las recomendaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluso se sugiere que hubo presiones hacia alguien de este organismo por parte de la industria farmacéutica, pues la venta de vacunas ha sido para ellas el negocio del siglo.

La polémica sigue abierta. Hay quien defiende que la OMS hizo lo que tenía que hacer ante la posibilidad de que se hubiera presentado una terrible pandemia. El virus tiene una gran capacidad de contagio y, al ser impredecible su posible expansión, la OMS optó por advertir del peligro. La advertencia llevó a los gobiernos a comprar gran cantidad de vacunas.
Aunque el contagio no se multiplicó como se esperaba –por lo que han sobrado gran cantidad de vacunas- se plantea que es muy peligroso no fiarse de las recomendaciones de la OMS. Será terrible no estar prevenidos cuando exista una pandemia que evolucione de forma grave.

Ante tantas informaciones contradictorias, los ciudadanos de a pie nos sentimos ignorantes. Tendemos a fiarnos de la persona más próxima que sabe sobre la materia, que es nuestro médico de cabecera. Los médicos han estado divididos respecto a la vacuna. Muchos consideraban que la vacuna no estaba lo suficientemente experimentada. Con tal división de opiniones, es muy fácil que uno se sienta un “conejillo de indias”, útil para que los médicos experimenten y las farmacéuticas incrementen sus beneficios.

Yo siento esa contradicción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario